miércoles, 17 de junio de 2015

Periodismo cutre: 100 gramos de chocolate al día para prevenir el ictus

Viendo el chaparrón que acaece en Twitter en el día de hoy (17 de junio) a costa de "magufos vs. escépticos" y de la macrobiótica me refugio en mi blog aprovechando el calentón que me he pillado esta mañana con las noticias sobre las bondades del chocolate.

El caso es que hoy nos hemos desayunado con un buen puñado de noticias sobre lo bueno que es hincharse a chocolate para prevenir el ictus. Para muestra un botón:

Búsqueda en Google de noticias sobre el chocolate

El origen de estas noticias es un estudio que se ha publicado en BMJ titulado Habitual chocolate consumption and risk of cardiovascular disease among healthy men and women. Veamos que dice el estudio leyéndolo por encima (ni siquiera hace falta echar una semana mirando los datos para llegar a mis conclusiones).

El estudio


El estudio tiene 9 autores de distintas nacionalidades casi todos médicos y, aparentemente, libres de conflictos: no parece una típica maniobra de la industria. El objetivo es analizar la asociación entre consumo de chocolate y riesgo de eventos cardiovasculares.

La conclusión es -y cito el estudio- que "la evidencia sugiere que el consumo de chocolate está asociado a menor riesgo de eventos cardiovasculares, aunque no se pueden excluir variables confusoras. No parece haber evidencia de que el chocolate deba ser evitado en aquellos que sientan preocupación por su riesgo cardiovascular".

No sé que os parece a vosotros, pero a mi eso me suena a "el chocolate no es malo" más que a "hínchate a chocolate y vivirás mucho más".

Sin embargo parece que los periodistas, una vez más, no han sacado esa conclusión y han dado rienda suelta a la carrera por ver quien la tiene más grande recomienda la barbaridad más gorda. Así, se ha llegado a decir que 100 gramos de chocolate (incluso con leche) al día previenen el ictus o que se ha demostrado por fin que el chocolate de cualquier clase (aunque sea una guarrindonguería de masa, azúcar y un toque de cacao) protege al corazón y al cerebro.

Vamos a ver que arcanos mecanismos han seguido estas mentes preclaras para deducir semejante tontería. Antes de seguir recomiendo tener clara la diferencia entre correlación y causalidad.

Mi interpretación del estudio


Se puede leer el estudio completo aquí. La introducción comienza explicando que no hay suficiente evidencia sobre el chocolate y que los autores se plantean acumular más. Para ello han optado por analizar datos del estudio EPIC para observar la correlación entre consumo de chocolate y eventos cardiovasculares.

Los datos de este estudio son cuestionarios de seguimiento de lo que comen los participantes y medidas de parámetros médicos (colesterol, muertes, accidentes cardiovasculares, etc.). Para buscar dicha correlación los investigadores han comparado el consumo de chocolate con los eventos cardiovasculares mediante un modelo estadístico.

Pero, ¿qué es comer chocolate en este estudio? Tres cosas extraídas del cuestionario del estudio:

  • Onzas de chocolate (porciones de 8 gramos)
  • Barras de chocolate tipo Mars, Crunchie, etc. (porciones de 50 gramos)
  • Tazas de chocolate (porciones de 12 gramos de polvo, no se cuenta el líquido)

Entonces, para calcular el consumo de chocolate, los autores multiplican la frecuencia de consumo por la porción media. Fijaos que los tres productos son muy dispares entre si y que, además, es un cuestionario, no una medida objetiva de lo que han ingerido los participantes. ¿Vosotros pesáis cada cosa que os coméis? Pues eso.

De estos datos los autores deducen que la mediana de consumo de chocolate es de 4,6 gramos al día. Y si solo se tiene en cuenta a los que consumen chocolate, entonces sube a 7 gramos al día.

Además, sucede que mayor consumo de chocolate se asocia a:

  • Menor edad
  • Menor IMC
  • Menor ratio cintura-cadera
  • Menor presión arterial
  • Menor diabetes
  • Más actividad física
  • Ser hombre
  • Fumar
  • Ingerir más calorías
  • Ingerir menos proteínas
  • Ingerir menos alcohol

Ahí es nada.

A continuación, los autores intentan ajustar los resultados por estas variables y llegan a la conclusión de que a más dosis de chocolate (hasta un máximo de 100 gramos, porque a los que han consumido más los han excluido del estudio), menos eventos cardiovasculares (tras incluir datos de meta-análisis previos).

Sin embargo, dada la calidad de los datos (auto-cuestionario, que suele ser muy propenso a fallos) y la metodología (estudio observacional) advierten que de los datos no se puede extraer causalidad y que hacen falta más estudios posteriores.

Lo dejan claro en el último recuadro de mensajes clave, que traduzco libremente:

  • ¿Qué se conoce actualmente de este tema?
    • El consumo de chocolate se ha asociado con menor riesgo de enfermedad cardiovascular, pero los estudios son limitados respecto a la selección de participantes y medidas.
  • ¿Qué añade este estudio?
    • Se observa evidencia de que a más consumo de chocolate menor riesgo de enfermedad cardiovascular y de mortalidad.
    • Nuestro meta-análisis de 8 estudios anteriores encontró menor riesgo de enfermedad cardiovascular y mortalidad asociada al consumo de chocolate.
  • ¿Cómo debería impactar esto la práctica médica?
    • Nuestro estudio añade más evidencia a la ya existente [...]
    • No parece haber evidencia para recomendar evitar el chocolate en aquellos que estén preocupados por su salud cardiovascular.

Para mi gusto, todo muy correcto. Los investigadores han hecho un estudio con los datos disponibles, han sido transparentes con las limitaciones y han expuesto lo que se puede esperar de estos resultados. Basicamente:

El chocolate no es malo para la salud cardiovascular



¿Y entonces las noticias?


Eso me pregunto yo. ¿Cómo hemos pasado de este estudio a recomendar 100 gramos de chocolate al día ya sea negro, con leche o "diluido" en azúcar?



Pues yo, ni idea. ¿Y vosotros?

Si sabéis el por qué os invito a comentar en la entrada.




No hay comentarios:

Publicar un comentario