viernes, 8 de mayo de 2015

Me interesa el gluten

Me interesa el gluten. Por dos motivos: tengo un familiar con síndrome de intestino irritable y, por otro lado, desde que cambie mi dieta y, como efecto colateral reduje la ingesta de gluten, he mejorado ostensiblemente mi bienestar gastrointestinal.

Además, tengo un conflicto de intereses: me encanta el pan. Antes me inflaba a pan y a raíz del cambio de dieta ahora como mucho menos (aunque también he cambiado más cosas) y estoy delgado (antes tenía sobrepeso).

En un principio empecé comiendo pan integral, según las recomendaciones del libro del blog Lo que la ciencia dice para adelgazar. Como es una tarea sobrehumana encontrar pan integral de verdad, me compre la panificadora del LIDL y empecé haciendo pan de trigo, centeno y avena.

Posteriormente he seguido investigando y, en paralelo, he caído en la cuenta de que he mejorado mucho y, síntomas que antes eran frecuentes: diarreas leves, hemorroides, ardores, o migrañas han disminuido hasta el punto de que no recuerdo cuando fue la ultima vez que los sufrí.

Es difícil no enterarse de la moda anti-gluten que existe ahora mismo y, atando cabos, me pregunto si no tendrá algo que ver el sustituir en mi nueva dieta cereales por vegetales (alguna cosa más ha cambiado, pero este cambio ha sido muy notable). A día de hoy sigo sin creerme la moda anti-gluten, pero tampoco estoy nada de acuerdo con los negacionistas. Es evidente que algo pasa.

Llevar una dieta sin gluten es caro y complicado. Complicado en dos sentidos: se puede llevar una dieta sin gluten a base de productos procesados (con lo cual seguro que empeoramos nuestra alimentación) o se puede implementar basándose en la dieta paleolítica, por ejemplo, con lo que muy mal lo tenemos que hacer para no mejorar. Nota: cuando digo dieta paleolítica digo la de Staffan Lindeberg, no la del ultimo famosillo de turno que se ha apuntado a esta moda; ya me entendéis.

¿Que quiere decir esto? Que muy probablemente un montón de gente que cree estar haciendo dieta sin gluten no la está haciendo. Y que mucha gente que opta por comer sin gluten lo que está haciendo es comer bien y por eso mejora (mi caso, por ejemplo, se podría explicar así).

Para desentrañar este misterio, voy a ir escribiendo una serie de artículos sobre estudios que tocan el tema con la esperanza de poner orden en mis ideas y, a lo mejor (seguramente no, por lo complejo del asunto), sacar una conclusión final.

Y por supuesto os animo a los que los leáis a que comentéis lo máximo posible para enriquecer el debate.

Para ir abriendo boca, la primera entrega será sobre FODMAPs y los estudios de Gibson. No puedo prometer cuando saldrá porque esto lo hago por afición, pero si estáis atentos al twitter del blog (@tricutumdurum) os avisaré cuando la publique.

Tened cuidado ahí fuera.

4 comentarios:

  1. A mí también me interesa el gluten y el trigo, porque algo ha ocurrido en los últimos 50-60 años que tiene que explicar por necesidad esta ola de obesidad, diabetes, hipertensión, etc. y no solo se puede achacar a la comida basura y a la falta de ejercicio físico.
    A pesar de que coincido en muchos puntos del post, tengo que hacer un poco de abogada del diablo y preguntar: ¿hasta qué punto es el cambio de hábitos global (incluyendo el ejercicio y una alimentación más "sana" en general) lo que ha hecho que bajes de peso y que notes las mejorías que indicas y hasta qué punto es el haber eliminado en parte o por completo el gluten de tu vida? Es el fallo que le veo a esta moda/teoría antigluten, ya que muchos se han unido a la misma a la vez que han comenzado a moverse y a comer frutas y verduras frescas; así lo extraño es que no hubiera ninguna mejora. No obstante, no es lógico tampoco defender a capa y espada al trigo como más que necesario en una dieta al igual que no lo es la recomendación actual del 50-60 % de carbohidratos para todo el mundo.
    Estaré atenta a futuras entregas ;), que me interesa el tema y mucho.

    ResponderEliminar
  2. Hola, como te dije por Twitter te comento mi experiencia con el gluten o mejor dicho con el no gluten.
    Llevo varios años con psoriasis probando diferentes tratamientos tanto tópicos como sistémicos. Al final del invierno pensé que al ser una enfermedad inflamatoria y auto inmune (en eso están todos de acuerdo) podía probar a eliminar el gluten durante un mes a ver que tal, pues había leído que tenia mucho que ver con enfermedades auto inmunes. Lo eliminé durante un mes y de paso tampoco probé nada de alcohol para ver también si mejoraba. Mi consumo no es muy alto, alguna cerveza casual y algo de vino en las comidas. Estaba con un brote bastante duro en las manos. Al mes estaba muy bien, había mejorado mucho.
    Tenia prevista una cena con unos amigos y cené con pan, cerveza, vino, tarta de postre, lo típico.
    Esa noche de madrugada me desperté con ganas de vomitar pero no vomité mas que bilis o algo parecido. No recuerdo haber vomitado por alcohol en mi vida y no considero que estuviese borracho, algo mareado si.
    A los pocos días hice una comida copiosa en pan y harinas pero sin una gota de alcohol y me volvió a pasar lo mismo de madrugada. Creo que me volví poco a poco a acostumbrar al gluten y no tuve ningún episodio más.
    Tambien soy prediabetico medicado con lo minimo de metformina y voy sujetando bastante bien la glucosa.
    Y el ultimo año me diagnosticaron hipotiroidismo subclinico. (Otra vez autoinmunidad)

    En conclusión, no creo que el gluten sea la causa directa de la psoriasis pero tampoco creo ayude mucho. Con el alcohol creo que pasa lo mismo.
    Tengo pendiente probar otro mes lo del gluten (solo quitar gluten) para ver que tal y confirmar si hay relación.
    Bueno, no me enrollo más. Sigo atento a tu blog y Twitter, un saludo: Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, como te he dicho por Twitter, investigo lo del gluten pero no llego a ninguna conclusión. Probablemente no se pueda llegar aún, porque aunque está implicado en varias enfermedades autoinmunes, todavía siguen sin ponerse de acuerdo los investigadores.

      Esta claro, por ejemplo, que la celiaquía está infradiagnosticada y parece que lo mismo pasa con la sensibilidad al gluten pero eso no quiere decir que a todo el mundo le tenga que afectar el gluten y ser la causa de sus males.

      También hay quien dice que lanzarse a probar por probar no es lo más acertado. Pero a mi hijo por ejemplo le detectamos intolerancia a la proteína de la leche de vaca porque probamos nosotros. Si hubiésemos tenido que esperar a que nos lo propusieran los medicos igual seguíamos esperando. Pero es cierto que no es fácil llevar a cabo una dieta de exclusión si no se planifica bien y se está muy atento. Y más con el gluten que es ubicuo.

      Y por otro lado, el gluten no es en absoluto necesario y el trigo es un cereal más bien penosillo. Tiene éxito por lo que tiene éxito: no se estropea, se puede hacer masa, y se hacen cosas muy palatables, además de ser fácil de cultivar. Pero eso no lo hace un gran alimento. Así que tampoco entiendo a los que se rasgan las vestiduras por dejar de consumirlo.

      En fin, que no te aclaro nada, pero es que yo también soy todo dudas. Yo lo que tengo claro es que no probar cosas y resignarse a padecer enfermedades es una tontería. Si puedes basarte en conocimiento científico sin duda iras más deprisa, pero cuando haya lagunas hay que probar hipotesis. ¿No?





      Eliminar
  3. Pues en eso estaremos, a probar, investigar y ver estudios para conocer más sobre el tema. Y sobre todo compartirlo. Si no es por las redes esto se hacía imposible hace años.
    Gracias y un saludo

    ResponderEliminar